martes, 29 de mayo de 2007

R. V. R.

El Buey desollado


Me dejo sorprender, me tenso y vibro como un Stradivarius en su mejor y más experimentado momento con este “joven emergente y promisorio artista” (futuro “valor seguro”) .
Me permito algún escalofrío, cierto estremecimiento.

Me emociono aún como un niño, con la potencia de esta imagen que - aunque sometida a la exacta geometría de los pixeles del mundo digital para ser reproducida una vez más - pierde poco de su fuerza analógica original.
Actualidad, vigencia, a-temporalidad, fuera de toda pretenciosa hermenéutica, son los términos que dispara mi mente delante de esta versión del Louvre, como para la de la Art Gallery and Museum de Glasgow.
Que investigadores como H. Miles, Bredius, Schneider, Horst Gerson o Emmens, no coincidan exactamente en las fechas de ejecución de este óleo sobre tabla de apenas 94 x 67 cm ( ¿ 1650 ; o seguro, circa 1655 ?) y que al mismo tiempo, se piense que fue a su turno tocada o “retocada” por alguno de sus discípulos (cosa nada extraña en los talleres de la época) , no hace más que agregar otra dosis de misterio desde la arista procesual y técnica a la obra de este Gran Maestro.
Me considero alguien muy afortunado... siempre tuve suerte: en mis recorridas habituales por el Louvre (con o sin pirámide de Pei) nunca dejé de ir a “saludarlo”, nadie me prohibió reverenciarlo hasta lo irreverente.
No era como en Argentina con la saga de “Sin pan y sin Trabajo” de nuestro De la Cárcova, a quien por un largo tiempo no pude visitar por tristes historias demasiado famosas ya.
Fue también para 1987 (el 28 de abril más exactamente) que mi muy querido amigo el Pintor Paul Trajman, pateó “medio desbocado...completamente sacado” la puerta de mi estudio en Marchienne-au-Pont en Bélgica (siempre era así con Paul: las cosas “sorprendían” , “se rompían”... aparecían exageradamente fuera de contexto, él, esencialmente y por sobre todo... y... yo..., bueno ese día... acababa de conocer a Baselitz (pude constatar que era un poco más bajo que Picasso...y bastante menos pintor...) y (realmente “estaba tildado, andaba en otra”...) pero el gordo sensualote , insistente, desalineado y sucio, en su gastado traje señorial, con onda de ´Surreal-sincretismo Dior-Armani´ y con su típico, encarnado, genial andar de “judío errante”, entró con esos ojitos saltones, inquietos y siempre desorbitados “a lo Chaim” (como escapando de alguien o de algo, muy sinceramente perseguido) mostrándome entre sus manos temblorosas “la prueba del delito” :
El Gran Tomo con la obra Completa de Rembrandt. (De la densidad y el peso específico de dos ladrillos más o menos ) para gritarme enseguida: “ Feliz cumple Maestro ! “, sé que de ´esto´, vos entendés mucho ! (en claro “argot” : “ Je sais que t ´en sais beaucoup “ ...) “ ...y aquí dentro, también tenés al Buey , y además... podés verlo como un verdadero < Steak argentin > en el peor de los casos ...así no extrañas tanto Buenos Aires “Argie Nostalgique” ....además ... no es carne kosher, vos no tenés ése problema !!! ....
Para no ser menos que él casi le grité :
Siempre es así con vos...sos un animal !!! No sos el judío errante... sos "El Judío errado"... Resulta que me voy a hacer ahora un “vuelta y vuelta” a la parrilla con viande pas kosher! Me destrozaste otra vez la puerta del estudio, sos un atentado... un impresentable... sos un verdadero atentado al Golem... a más de 5 mil años de historia de tu pueblo !!! Cómo podés andar por la vida así... ehhh? (...)
No te escribió ya algo Dubuffet en las cartas que me dijiste que tenías ? Es que no vas a aprender nunca ???? Qué clase de “mesías” sos ? ... si no me arreglás la puerta te voy a hacer jabón EN POLVO !!! ....y nos gritamos una y otra vez, en estéreo-dolby-surround a punto tal, que las palabras y los sonidos desdibujaban todo ....los vidrios rotos, la puerta, los gestos ...su entrada exultante...
Más tarde (o sea, en ese mismo instante) ...en la trama de ésos segundos cómplices que duran una eternidad, nos miramos y después... nos fundimos en un gran abrazo, en ésos de los que son capaces los que se dicen todo y ES LO QUE SE GRABA... lo BELLO que nos queda de los amigos... en la memoria corporal .
Le agradecí casi llorando el libro de Rembrandt.
...El Buey Desollado, que toma relevancia cuando es adquirido para la colección del Louvre para 1857 , considerado en algún momento como una “Alegoría de la Fe” , (“mandato” menonita ? ) ...fue el detonante de singulares obras a través del tiempo y estableció ´una línea en la pintura´, creando casi un género e hizo que, entre otras cosas, por simple y llana “pereza mental” y no tanto falta de conocimiento o de información, muchos críticos y teóricos hablaran ligeramente de “Expresionismo” a la hora de referirse a este trabajo (cuando esta pieza y otras tan contundentes de Rembrandt, Goya o Grünewald, exceden el marco acotado de cualquier ismo histórico conocido) .
El viejo buey es a mi modo de ver - entre muchas otras cosas - algo así como “el centro del medio” de Matta; lo medular de un fin y un origen o quizás, una suerte de nudo epistemológico para la luz de la pintura.
Fue estudiado y copiado , o mejor si se me permite decirlo así : “por El Buey pasaron” artistas de la envergadura de Delacroix, Bonvin , Daumier, Soutine, Gutiérrez Solana, para llegar más cerca de nuestros días a autores como Nitsch, Bacon (con sus vastas crucifixiones ateas en vida) o inaugurar “El Grito” en Saura ... y ya en estas latitudes, comprometer a dos de nuestros más destacados pintores como lo fueron Berni y el inmerecidamente olvidado Policastro.
Desde ´el todo´ que organiza, es decir, desde la forma formadora o formante, se presenta como el punto álgido de ese signo inédito creado por Leonardo Da Vinci, que es el de la Temporalización de la Materia (cosa de la cual nadie escapa aún con sendos y muy mediatizados mapas de bits al alcance de la mano... y pretendidos universos fragmentados transculturales-globalizados, en su versión global, local o “glocal” , de Hi o Low-Tech , cada vez que una imagen, digital o analógica, sin importar la técnica, el concepto o el procedimiento , esté dominada por la articulación tonal abierta o la de los interpenetrados valores lumínicos desde dentro del lenguaje).
Del lado de las luces y las sombras, del clima y la atmósfera (dos cosas bien distintas), partiendo del claroscuro y del sinfónico semitono, obviamente, estamos ante un claroscuro color magistralmente llevado, o sea: se trata de la forma pictórica de más difícil y compleja realización.
Desde la temperatura del “Cuerpo” me remite al cuerpo caído a los niveles de la pura carne, fría, desgarrada, oponiéndose con éste a otros modelos menos “existenciales” y algo a-viscerados, que pudieron haber correspondido mejor con el de un plano del espíritu, del ser, “más feliz”, mayormente ideal, quizás arquetípico, estable e inmutable (Mientras escribo, se me cruza la asepsia del corpus de la Escuela de Atenas del admirable Rafael...)
En “El Buey” se da la luz materia, se configura la saturación del color en las zonas de núcleos de luz (lo que lo aleja del Renacimiento y gran parte del Manierismo proyectándolo hasta Paul Klee, pues no se trata del amable y certero amarillo de Nápoles en el modelado que define características hápticas) y se confirma otra vez, el giro Copernicano de Rembrandt al convertir al objeto en emisor de luz y sacarlo del estado pasivo de simple receptor, como parte visible del iceberg de su revolución pictórica que lo separaría para siempre de los pintores clásicos, de sus antecesores y más: hasta de sus contemporáneos.
En cuanto a la materia, es la que lleva el dibujo adelante (es ella quien en verdad crea el dibujo necesario a una nueva pintura), con ésas zonas de “antimateria” en las partes muy densas o en las más transparentes, como verdaderas metáforas, como un reconocimiento “avant la lettre” de los agujeros negros de la física cuántica contemporánea. De franca estructura abierta, no es dirigido o impuesto al objeto, por lo tanto el dibujo, nace en sentido inverso al que nos tuvo acostumbrados Picasso en algún período del siglo XX.
Al espacio y a la composición en Rembrandt... habría que dedicarle el tiempo de todo un seminario nada convencional, algo que claro, excede el marco del diseño de este artículo.
Una libre interpretación me fue dada para RADAR y seré cuidadoso entonces. No pretendo caer en ningún reduccionismo, ni siquiera, “interpretar” en el sentido estricto, descriptivo, anecdótico o lineal, sino solamente decir algo acerca de lo que esta pintura despierta en mí. Por lo tanto, digamos una vez más que desconocemos el móvil exacto para materializar esta obra, que escapa asimismo al criterio y al síntoma de “dégoût” en su época y contexto. Abrazo creo, o al menos intento hacerlo, algo más que una alegoría sin querer superar la dimensión de lo que por Fe se sienta o entienda, a la vez que me interno en una línea de artistas muy puntuales.
> El Buey < (conocemos de esto: la ignorancia y la desidia se pagan caro).
Si esta imagen “se descarga sobre" las de Soutine (para posteriormente hacer una cadena) quizás nos hayamos encontrado frente a su presentido Holocausto (sí, lo sabemos hoy: seis millones de judíos en los campos de exterminio, pero también más de 25 millones de rusos y ...otros más ...y más joyas del estilo durante el siglo pasado) ...asunto siempre plasmado por estos artistas desde lo visceral, y lejos, muy lejos del profiláctico y “exitoso” mundo de “lo conceptual” ...y ...veo, recuerdo, siento en la piel erizada todavía, mis festejos de cuando vivía en Europa, aquellos, los de la caída del muro de Berlín , ya por... las piedras esparcidas... por los otros cuerpos... por el fin de los “cuerpos desollados” que quedaron “colgados” a ambos lados en ese muro y nos dejaron mucho rojo de cadmio en la memoria... y veo también a gente de la generación anterior, en mi país... y la fisicalidad de esa irónica “Dialéctica Argentina” (Represión-Hiperinflación-Recesión) que alguna vez pinté y hoy forma parte de la colección de obras del MACLA de La Plata.
Pero también miro, rememoro y constato una vez más, que tras el último ladrillo derribado por muchos jóvenes del entonces “mi medio” en Europa, se terminaba de colocar paralela y prolijamente, la piedra final de la gran muralla virtual que separaría inexorablemente el Norte del Sur... y este “viejo y reciclado Buey” me señala todavía, desde aquí abajo, que quizás Occidente (como nunca) no haya renunciado a inaugurar Neo-Inquisiciones bastante entrados ya en el siglo XXI, en el difícil contorno de un muy mediático, senil y nada sutil maniqueísmo, que nos conduce directamente a padecer (en el peor de los casos) o a discurrir (en un plano más suave) sobre la abyección, un “nuevo cuerpo de lo abyecto” o la > alteridad desollada < "inconscientemente” planificado. Si se quiere, también puede verse esta imagen emblemática, como un “tónico” para ahondar en lo que denomino caprichosamente - señalando el nivel alcanzado en las democracias liberales contemporáneas - : el “ ECU “ Estadio Catatónico Urbano, es decir como paradigma empujando hacia una nueva reflexión y debate sobre el arte, el artista, su definición, rol y mensajes, a desarrollar en las ciudades y sociedades acosadas y paralizadas ( “ freezadas” ) por los serios atentados de grandes alcances, sus causas, efectos y consecuencias.
Espero que algunas - p r e s e n c i a s - puedan ser nuevamente leídas, interpretadas y re-significadas, más allá de las frías investiduras, formalidades e hipótesis de la investigación académica, que tienen mucho de prurito doctoral y otro tanto de “excelencia” que reducen todo de manera políticamente correcta a “textos visuales” más o menos gentiles, más o menos comprometidos, acotados a la inocuidad del saber enciclopédico archivable o que tienden a la complaciente “revuelta de revista especializada en arte”, para satisfacer las necesidades editoriales del mercado y, por el contrario, sean debidamente jerarquizadas, a pesar de la fuerza de las exclusiones abusivas, los intereses siempre pequeños y mezquinos que aplastan día a día a muchos de manera definitiva e irrecuperable a pesar de ciertos esfuerzos ciclópeos... e ir más allá también de lo relegado por el accionar efectivo de la soberbia de los ignorantes que son siempre bien acogidos, conceptuados, premiados y aceptados en nuestra sociedad.
Esta es la forma posible que toma parte de mi deseo en tanto “grito con retorno” de cara al Buey Desollado, como una esperanza débil (no generada por o tributaria de un pensamiento débil), esperanza que raya inevitablemente un borde de la utopía.
Desde mi modesto sitio, en medio de “tribus” diversas, solo me resta decir que “quizás algún día pueda algo con todo ello, y si no... habrá sido simplemente jugado, arriesgado y hermoso el intento, repartido entre muchas materializaciones que tengo a mi alrededor”.
Espero finalmente, que otro artista intenso de nuestra época como Greenaway, nos sorprenda pronto -sin defraudar- con su visión acerca de Rembrandt y nos dé algo en relación a su “Buey” que siempre nos estará interrogando acerca de la Condición Humana, tanto en lo individual, para vos que tenés nombre y apellido, sos de carne y hueso en este aquí y ahora implacable, como en lo concerniente al destino colectivo si es que esto último existe aún.

0 comentarios:

Solo se publicarán mensajes que:
- Sean respetuosos y no sean ofensivos.
- No sean spam.
- No sean off topics.
- Siguiendo las reglas de netiqueta.